Si quiero sensibilizar a la población en la importancia de reciclar los residuos domiciliarios, es mejor llegar a cada hogar con una propuesta gamificada que con un mensaje publicitario que les diga su importancia.

El objetivo de un proyecto de gamificación es generar una experiencia interactiva y colaborativa, en una plataforma de Juego de Realidad Alternativa (ARG), inspirada en Jane McGonigal y su propuesta "Reality is Broken", donde plantea que utilizando la lógica de los juegos para resolver los problemas de la vida cotidiana, se puede cambiar el mundo. Un juego ARG es una aventura que se desarrolla en la vida real. No se puede jugar solo, hay que unir fuerzas online con otros jugadores.

La meta final, en el ejemplo que les expongo, es ayudar a empoderar a las personas, de cualquier lugar del mundo, a proponer soluciones creativas para acabar con la economía lineal que se ha apoderado del mundo. El propósito, entonces, es aprender, sensibilizar a otros y avanzar en un cambio cultural hacia el cero residuo, desde los hogares, en una dinámica de activación de las ocho "R" de la economía circular: Reducir, Repensar, Rediseñar, -Reutilizar, Reparar, Refabricar, Redistribuir, Recuperar energía, actuando en bucles hasta encontrar formas de eliminar todos los residuos que se generan.