El diseño y lo estético tienen un profundo impacto en cómo los usuarios perciben la información, aprenden, juzgan la credibilidad y la usabilidad y, en última instancia, cómo le asignan valor a un producto.

Estimular el sentido de la vista con una estética visual bien elaborada. Pero, no se trata sólo de la estética de la imagen por sí sola, tiene que estar balanceada, equilibrada y tocar todos los sentidos. Estimular la imaginación, la fantasía, el placer de vivir en mundos imaginarios, de “desconectar” de la realidad. La narrativa es también parte de trabajar la estéticapermitiendo el placer de experimentar el desarrollo de historias. El sonido es también un sentido vital a estimular, aunque en este tipo de plataformas no constituye un factor esencial. Más que como es, se trata de cómo la perciben los usuarios; por lo que hay que pensarla para generar curiosidad, tocando la fibra que motiva, emociona  a cada tipo de usuario.

 

El concepto de juego que venimos manejando responde muy cercanamente a los conceptos de creación, por parte del diseñador, de un ámbito de futura acción que 'Salen y Zimmerman' denominan el 'Espacio de Posibilidad'. Ellos explican la relación entre diseño de juego y diseñador de la siguiente manera: “El diseño es un proceso a partir del cual el diseñador crea un contexto que más tarde será experimentado por un usuario, a partir del cual emerge algún tipo de significado.” y “El diseñador de juego no diseña directamente la experiencia de juego. Él diseña la estructura y el contexto en el que los usuarios crean su experiencia. Dan forma de modo indirecto a esta experiencia del jugador.”