1. La historia comienza en el mundo ordinario que describe su vida cotidiana. Nuestro héroe no es E.T . sino Elliot. Podrìa haber sido E.T. el héroe, siendo prácticamente igual el análisis salvo por el mundo ordinario y algún otro detalle que iré mencionando paralelamente.

La vida de Elliot es la de un chico de la clase media americana. Hijo del medio de un matrimonio separado de manera conflictiva, lo que lo hace vivir con más intensidad su propio mundo de fantasía. Un día, su hermano mayor adolescente, juega cartas con amigos y lo envía a comprar una pizza.  Si hubiera elegido a ET como héroe, la vida cotidiana hubiera estado en la figura de la madre que el mira mientras explora en el bosque, cuando la nave aterriza en la tierra.

2. En determinado momento hay una llamada a salir de su 'estado de confort' (no porque sea necesariamente una vida confortable sino porque es lo conocido, lo familiar). Un desafío a adentrarse en una aventura.

Al regresar, Elliot oye ruidos en el cobertizo por lo que corre asustado, ante lo que su madre, su hermano y sus amigos que salen a investigar. Descubren unas huellas que creen que son de coyotes y tranquilizan a Elliot. En la perspectiva de E.T. es lo mismo, pero tanto Elliot como la familia son quienes le producen temor.

3. En la primera instancia, generalmente por el miedo que produce entrar en lo desconocido, nuestro héroe rechaza el llamado, se muestra reticente a escucharlo.

Pero tras acostarse, Elliott oye ruidos de nuevo y sale, descubriendo a un extraño ser que se asusta al verlo y sale corriendo sin que nadie le crea cuando al día siguiente afirma que vio un duende. Esta nueva corrida podría mostrar un ir y venir en el deseo de saber qué era eso que había visto pero con temor a hacerlo. El efecto en E.T. es igual.

4. Aparece otra figura, un mentor o un ayudante sobrenatural, que lo informa, lo entrena, o simplemente lo convence de aceptar el desafío.

Elliot a pesar del supuesto miedo ante lo desconocido, ante la posibilidad de que sea un coyote, se lanza a la aventura, como niño que es, algo lo impulsa a ello. No es otra figura, podría ser su propio ser quien lo incita a aceptar el desafío. En su lucha interna gana el seguir detrás de ese llamado, ese desafío que se le presenta y que tanto lo asusta. En el caso de E.T. la figura del mentor podría ser el propio Elliot.

5. Entonces cruza el umbral y entra en el nuevo mundo, mundo mágico que lo llevará por ese viaje inesperado, comenzando así lo que Campbell llamó la etapa de iniciación.

El encuentro es en el maizal, allí se da el primer encuentro visual entre E.T. y Elliot. una pelota que sale sola del cobertizo, unos columpios que se mueven tras el paso de E.T., al que no hemos visto, cubos de basura que caen, M&Ms… Sugerir en vez de mostrar, un recurso muy usado en la película. Ir marcando un camino con los M&Ms nos muestra un Elliot decidido a ponerse en contacto con el extraño ser. Con la escena de la devolución de los M&M  E.T. se atreverá a hacer contacto con Elliot. Una vez tenemos a E.T. en la habitación de Elliot, y como antecedente del vínculo que tendrán, el extraterrestre comienza a imitar todo lo que hace el niño. Poco a poco, creando todo el misterio y suspenso del mundo, Elliot se queda dormido, casi hipnotizado por el extraterrestre y cambia, entonces, el tono y el ritmo de la película, dando un descanso, para entrar en la tranquilidad y la relajación.

6. En su viaje debe atravesar situaciones difíciles, pruebas, hazañas, para lo que debe aprender las reglas de ese mundo especial en el cual se encuentra. Encuentra aliados y enemigos en su camino. Una etapa de experimentación.

Cuando Elliot va a traer comida Spielberg sigue introduciendo de manera paulatina el vínculo entre los dos personajes, con el susto de E.T. al abrir el paraguas, manteniendo además su rigor en la puesta en escena enseñándonos con objetos, el paraguas que se mueve, peluches revueltos, las consecuencias del mencionado susto. En el descubrimiento de E.T. por parte de los hermanos de Elliot, Michael y Gertie,  dentro del armario, repleto de peluches, contemplan fascinados al extraterrestre.  La planta, que acabará siendo simbólica, es otro objeto que adquiere personalidad propia. Ella simbolizará el estado de E.T., de la infancia y la pureza.  Los hermanos, sus primeros aliados.

La magia hace acto de presencia cuando E.T. enseña a sus nuevos amigos de donde viene.  La importancia de las manos y los dedos en la película es verdaderamente hipnótica. El vínculo de Elliot y E.T. se acentúa, el dedo de E.T., que es casi un personaje más, señala al cielo, sus manos manipulan unas bolas que harán de planetas y… volarán ante el asombro de los chicos. Comienza a comunicarse.

Sus otros aliados. El primer amor y el beso entre ambos. La escena repleta de humor, sensibilidad y encanto, la borrachera, que profundiza con ese vínculo de ambos personajes, E.T. y Elliot. El profundo vínculo que se produce entre niño y extraterrestre, como un pacto de sangre. Ahí se produce la identificación plena, Elliot siente a través de E.T. La identificación de la infancia y el niño. La escena de la clase, el profesor, como todos los adultos, salvo la madre, eran los enemigos. Vemos como los científicos, en furgonetas, escuchan y espían, violan otra vez la intimidad y se nos introduce en una de esas furgonetas donde vemos a varios adultos realizando dichas escuchas.

7. La etapa que llama acercamiento refiere al desempeño exitoso en numerosas situaciones vividas a las que debe enfrentarse. Se prepara para el gran cambio.

E.T. se dispone a entrar en contacto con los de su planeta para que vengan a recogerle, evitando siempre los peligros que los adultos significan y acompañados con sus aliados. Los niños diseñan un plan en el día de Halloween, poder sacar a E.T.  que se hace pasar por Gertie, la hermana, disfrazada. Aquí se da la famosa escena de cuando E.T. hace andar y volar la bicicleta de Elliot y tenemos uno de los planos más famosos de la historia del cine, la silueta de E.T. y Elliot en la bicicleta dibujándose frente a la Luna. Todo el plan y los acontecimientos detrás de este tema del regreso de E.T. a su planeta, pasa a ser una nueva fase del viaje del héroe. Ya lo va preparando para el gran cambio. Todo esto visto desde ambas perspectivas, ahora son casi uno solo.

8. Siempre es posible distinguir una prueba que es la más difícil, traumática, la crisis más grande de su aventura. Esta prueba es la que le provoca el gran cambio.

El vínculo de E.T. y Elliot es total, un plano de los dos rascándose la cara inicia la escena donde E.T. mandará el mensaje a su planeta.  Tras esto el deterioro de ambos se hace manifiesto, especialmente en E.T., que aparece pálido y en muy malas condiciones en un pequeño desagüe tras pasar la noche a la intemperie, con Elliot, luego de perderse.  La lógica preocupación de la madre por la ausencia de Elliot, la lleva a llamar a la policía. Otra vez el mundo adulto, el policía, nueva figura de autoridad, entra en escena.

Cuando Mike sale a buscar a E.T. es seguido por un amenazante coche. Una vez que E.T. ha sido rescatado y llevado a casa, los acontecimientos se precipitan. Elliot y E.T se encuentran mal, lo que obliga a los niños a mostrarle la presencia de E.T. a la madre. Será en ese preciso momento cuando el mundo adulto, los investigadores de la NASA, penetren ocultos tras escafandras y trajes casi espaciales. El mundo adulto irrumpe, finalmente, en el infantil, la escena transmite al espectador la sensación de violencia, de agresión, de intromisión, una escena de una violación, el mundo adulto viola, agrede, pervierte la inocencia, la ingenuidad, la magia.

Los investigadores intentan descubrir el por qué de la unión entre Elliot y E.T. No encontrarán respuesta  ni para la unión, ni para la separación, ni mucho menos para la posterior resurrección. El vínculo entre E.T. y Elliot empieza a romperse. E.T muere, si muere el niño que Elliot lleva adentro.  Se separan. La planta muere y con ella también E.T.

9. Luego la recompensa. Se ha enfrentado a esa situación de vida o muerte que supera exitosamente y entonces le llega la recompensa. Supera todos los miedos.

La forma en que se expresa Elliot frente a su amigo muerto, ya separados lo que se manifiesta en la frase "debés estar muerto pues ya no siento nada" y sigue "creeré en ti toda mi vida, todos los días". Elliot cree en él. E.T en Elliot no morirá jamás. Por eso resucita. Un corazón que se ilumina y la planta que renace, son las señales para que Elliot, y el espectador, entiendan  lo que ocurre. Una resurrección que provoca un gran subidón en el espectador y da inicio a la parte final, la escapada de los niños que, ayudados por su grupo de amigos, llevará a E.T. hasta su nave.

10. Debe comenzar el regreso, la vuelta al mundo ordinario. Comienza el camino a casa.

Luego de la resurrección de E.T. queda claro que es el momento de partir y separarse. Cada uno debe volver a casa.

11. La resurrección del héroe se produce en el camino de regreso. Tiene que enfrentar una nueva prueba de vida o muerte, pero ahora lo enfrenta de manera diferente. Puede usar lo aprendido.

La trepidante escapada deja otros grandes momentos, como la habilidad con las bicis de los niños y E.T. haciendo volar, no una, sino todas las bicis del grupo. Toda la escena con grandes momentos de acción y suspenso. E.T. está camino a casa. Para Elliot, la despedida de su amigo es el retorno a casa.

12. Regresa con el elixir, ese remedio maravilloso que le ha cambiado la vida. Ya no vive ese mundo de igual manera porque él ha cambiado. Ahora debe aplicar lo aprendido para ayudar a crear un mundo mejor.

La escena final, que busca tocar la emotividad en el espectador, muy estirada, es el final lógico a todo el entramado de la película. Se llevará la famosa planta, que sirve como metáfora y elemento narrativo, como recuerdo de su aventura. La figura de la madre de E.T. nuevamente en una escena similar al inicio de la película, el mundo ordinario de E.T. Para Elliot, su madre, sus hermanos y amigos son su mundo ordinario, ahora cambiado, elevado a otro nivel. Ya no es aquel incrédulo chico que habla de duendes, es el gran héroe reconocido por todos.